La sociedad sevillana arropa al Padre Jota

«La solidaridad es muy rentable porque doy uno y recibo cien». Ésa es la filosofía de vida de Juan Fernández Salvador, más conocido como el Padre Jota, un sevillano dedicado en cuerpo y alma a labores benéficas en el lejano Perú. Con el fin de respaldarlas económicamente, el viernes se celebró una gala solidaria en el hotel NH Convenciones. Se trataba de la sexta edición de esta cita, que congregó a 800 personas dispuestas a aportar su granito de arena a la causa del citado religioso, que ha fundado seis colegios en el país andino que acogen a más de 1.600 alumnos. Arropado por su familia y cientos de amigos, el Padre Jota detalló que la recaudación iría destinada a un centro de rehabilitación para personas con discapacidad en Hualmay, a 150 kilómetros al norte de Lima.

Comentarios