El éxito internacional de Helliot Baeza, un bailarín sevillano con Síndrome de Down

Premio Escenario de Sevilla 2018 al mejor bailarín y con una decena de espectáculos a su espalda, este artista de la Compañía Danza Mobile acaba de regresar a Sevilla de una gira por Reino Unido

Hace 19 años un niño con Síndrome de Down plantado delante del televisor en su casa de Castilblanco de los Arroyos se sintió impresionado al ver bailar a Esmeralda Valderrama y su Escuela de Danza. Un sueño germinó dentro de él: ser bailarín. Aquel niño, ya un hombre de 31 años, acaba de regresar a Sevilla de una gira por Reino Unido con el último espectáculo en el que participa, "Into the light”, una coproducción internacional de Hijinx Theatre (Gales) y La Ribalta Teatro (Italia). Helliot Baeza es un reconocido bailarín de la Compañía sevillana Danza Mobile.

«Me gusta bailar porque lo comparto con mis compañeros», explica Helliot a Sevilla Solidaria, «siento la música y eso me hace feliz. También me siento bien porque veo que le gusta a la gente cuando aplaude». Su pasión por el baile no solo le ha supuesto la satisfacción personal y el reconocimiento del público sino también la obtención de premios y alcanzar hitos.

Helliot, solo de danza contemporánea para públicos diversos

Este joven ha sido el primer intérprete con Síndrome de Down en protagonizar un espectáculo de 55 minutos de duración en solidario en el escenario. Se trata del espectáculo Helliot (solo de danza contemporánea para públicos diversos), una creación del coreógrafo, intérprete y docente Antonio Quiles Villanueva, que se estrenó el pasado año. Por su trabajo en este espectáculo, Baeza ganó el Premio Escenario de Sevilla 2018 al mejor bailarín.

El joven artista comenzó su formación desde pequeño. «Cuando tenía unos doce años y vi a Esmeralda Valderrama en la tele, le dije a mi madre que me gustaba ese baile y que quería apuntarme en esa escuela», asegura. Era la Escuela de Danza, el primer proyecto de la entidad fundada por Valderrama Danza Mobile. Esta entidad une el mundo de las artes y el de la discapacidad con un trabajo común entre profesionales de ambos sectores. En la actualidad desarrolla también un Centro de Creación, la Compañía de Danza, el importante Festival Internacional Escena Mobile, colaboraciones con instituciones y profesionales de diversos ámbitos y un largo etcétera.

Helliot en el centro junto a Esmeralda Valderrama, directora de Danza Mobile. en una foto de archivo. FOTO: Rocío Ruz

De la escuela de danza, Baeza posteriormente pasó al Centro de Creación donde recibió formación de distintas disciplinas artísticas como danza, teatro y narración oral, y donde sigue formándose actualmente. Y por último comenzó a formar parte del elenco de la Compañía Danza Mobile. Con ésta ha tenido sin parar un trabajo fructífero con la participación en diversos montajes como «Algunas Veces» (2006) con coreografía de Esmeralda Valderrama, «Descompasaos» (2008) con coreografía de Manuel Cañadas, «Dame un Segundo» (2011) con coreografía de Manuela Calleja, «Una Ciudad Encendida» (2012) con coreografía de Fernando Lima, «Encuentros y Saludos (quiero ser como tú cuando bailas)» (2014) coreografía de Manuel Cañadas, «El Espejo» (2015) pieza corta con coreografía de Vanesa Aibar y «Where is down?» del colectivo internacional Yugsamas Collective Movement. También ha trabajado con otras compañías como la de José Galán con la que ha actuado en los espectáculo «En Mis Cabales» (2012) y «El aprendiz» (2017).

Helliot actuará el  28 de abril en el Festival Internacional Escena Mobile

«Festín de cuerpos» es el último espectáculo del coreógrafo y docente Arturo Parrilla

El trabajo de este bailarín no para y en la actualidad participa del elenco del último espectáculo del coreógrafo y docente Arturo Parrilla «El Festín de los Cuerpos», estrenado en Madrid en Danza en el mes de diciembre pasado y en el espectáculo «Into the light» que se estrenará en España el próximo 28 de abril en el Festival Internacional Escena Mobile de Arte y Diversidad en el Teatro Alameda de Sevilla.

Helliot sueña con seguir siendo bailarín y «también poder vivir con mi novia», confiesa. Todo un ejemplo de trabajo, empeño e inclusión con el que derribar barreras para otras personas con discapacidad.

Comentarios