Rafael Carmona. Fundación Vicente Ferrer

«La pobreza se puede erradicar con acción y compromiso»

Ayudan a los colectivos más desfavorecidos de la India, un país con más de 400 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza

La Fundación Vicente Ferrer lleva varias décadas luchando contra pobreza y la discriminación en la India, uno de los países con más zonas necesitadas. Su fundador fue Vicente Ferrer, que dedicó su vida a ayudar a erradicar el sufrimiento de los más desfavorecidos. Rafael Carmona es el delegado de la Fundación en Andalucía.

—¿En qué campos trabaja la Fundación Vicente Ferrer?

— Llevamos trabajando casi cincuenta años con los colectivos más castigados, como las castas bajas y los grupos tribales. Nos dedicamos a combatir todas las vertientes de la pobreza: sanidad, educación, vivienda, ecología, mujeres... Es una organización que abarca más de tres millones de personas, un proyecto que procura un desarrollo integral. Nuestro principal lema es que luchamos donde hay injusticia y sufrimiento, procurando laigualdad social y haciendo incapié en los derechos de las mujeres.

—¿Cuándo nace en Andalucía?

— La oficina en Andalucía se abre en el año 2007. Damos cobertura a Andalucía, Extremadura y Ceuta y Melilla. Es un territorio que tiene mucha memoria en cooperación, muy solidario. Tenemos 20.000 colaboradores en Andalucía, además de la ayuda de instituciones públicas y privadas. No obstante, lo que más agradecemos es la ayuda del ciudadano. Estamos muy agradecidos a la solidaridad de todos los andaluces que cada día confían en la Fundación Vicente Ferrer.

—¿Qué proyectos tenéis en marcha?

— Construimos embalses, escuelas, tenemos proyectos sanitarios en nuestros cinco hospitales y planes de ecología y energía solar. Con una pequeña aportación se pueden conseguir grandes cosas en la India.

—¿Cuál es el mayor logro para la Fundación en estos últimos años?

— En Andalucía estamos muy vinculados a la organización de eventos deportivos, ya que creemos que el deporte da habilidad social, mucha autoestima y valores de superación y lucha. El año pasado estuvimos financiando un programa que tuvo muy buen resultado, el «Special Olympics». A través del deporte, trabajamos con personas con discapacidad intelectual. Recientemente hemos llevado a 13 deportistas, a los Ángeles y han conseguido 17 medallas. Que niños discapacitados, cuyas familias nunca han salido de su pueblo, vayan a Los Ángeles, es un referente brutal. El deporte está contribuyendo mucho al cambio social y a lo que Vicente Ferrer perseguía, que es la lucha contra el sistema de castas y contra las injusticias sociales.

—¿Cómo se puede colaborar con la Fundación?

— Nuestro programa estrella es el apadrinamiento. Por 18 euros al mes se ayuda a toda una comunidad rural. Tenemos las puertas abiertas a todo el que quiera colaborar, ya que creemos que la pobreza se puede erradicar con acción y compromiso. Vicente Ferrer estaba totalmente convencido de que el objetivo se pude conseguir si todos ponemos nuestras manos.

—¿Qué planes tiene la entidad para el futuro?

— La Fundación empezó a trabajar en 200 aldeas y ahora lo hace en 3.000, el proyecto no para de crecer. Trabajamos para ayudar cada vez más a una India muy necesitada, donde cada año desaparecen un millón de mujeres por temas de maltratos y violaciones, y más de 420 millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza.

Comentarios