«Algunos de nuestros jóvenes llevan tatuado el logo de Sildavia»

La Asociación de Ayuda contra la Drogadicción de Las Cabezas de San Juan realiza un importante trabajo de prevención con niños y adolescentes de la localidad

Jóvenes que hoy forman parte de la Junta Directiva de la asociación Sildavia en Las Cabezas de San Juan son los niños que hace 15 años empezaron a acoger en su sede para prevenir el consumo de drogas en la localidad. Es hoy cuando se aprecian los resultados de ese trabajo realizado con mimo y dedicación enfocado a la educación en valores.  Algunos de aquellos menores, ahora adultos, incluso llevan tatuados el logo de la asociación, como símbolo de gratitud. «Sildavia me cambió la vida, sin no hubiera venido aquí no hubiera estudiado», afirman.

Sildavia se creó en el 92. Debido a la alarma social que la problemática de las adicciones había creado en Las Cabezas, un grupo de familiares y vecinos con ganas de ayudar fundan la entidad. Pronto descubren que para luchar contra las drogas lo principal es la prevención y trabajar desde edades muy tempranas. Actualmente el trabajo con niños, adolescentes y jóvenes es una de sus principales líneas de actuación. Ana de Miguel Otero, coordinadora y educadora en la asociación, relata a Sevilla Solidaria cómo es el trabajo en Las Cabezas.

—¿Qué ha sido de los niños que comenzaron a acudir a Sildavia?

—Se fueron haciendo mayores y no querían dejar la asociación. Así que revisamos las actividades e incluimos otras como la búsqueda de empleo, el apoyo para seguir estudiando o formación para que fueran voluntarios de Sildavia. Cuando dicen que venir aquí les ha cambiado la vida, te llena de orgullo. Tenemos muchos que trabajan en la hostelería y quienes han estudiado fisioterapia, historia, educación física o educación social.

—¿En qué consiste el área de prevención?

—Realizamos un trabajo integral y continuado, en el que también incluimos al centro educativo y a los padres, que pueden estar en situación de exclusión social o ser alguno una persona presa. Son niños, adolescentes y jóvenes de entre 6 y 35 años. Todas las actividades, tanto individuales como grupales, tienen como objetivo una educación en valores.

—¿Cómo son los talleres?

—Tenemos uno de informática y otro de diversión académica, si hay un conflicto lo primero es resolverlo antes de tener las tareas hechas. Hace muchos años que contamos con el taller de Radio Planeta Joven, un programa que hacen los mismos alumnos lunes y martes y lo emiten en directo el miércoles en Radio Las Cabezas. También el taller de cineforum, de habilidades sociales, de psicología y de vida y deporte. Además, a lo largo del año se realizan convivencias y salidas por nuestra cuenta o con otras asociaciones de Las Cabezas.

El programa de radio «Planeta Joven» es una de las actividades más antiguas de Sildavia

—¿Y de cara al verano qué tenéis previsto?

—Este año no hemos conseguido aún financiación para el campamento. Es una lástima porque es un premio a todo el curso escolar. Ellos sólo ven lo lúdico pero se trabaja el medio ambiente y la convivencia. De todas formas, también realizamos salidas a la piscina municipal, y adaptamos el taller de diversión académica con juegos educativos.

—¿Cómo es el trabajo con las personas con adicciones?

—En el área de incorporación no solo entendemos esta problemática desde el punto de vista de la salud, sino también a nivel formativo-laboral y jurídico. Tenemos un programa de intervención en prisión y actuamos en Sevilla I, además también de forma indirecta en otros centros penitenciarios. La prisión  como que se cumpla en un centro de rehabilitación o que se sustituya por una multa o trabajo de ayuda a la comunidad.

—¿Veis una evolución en las personas con las que trabajáis?

— Siempre hay, según el objetivo que se marca con cada persona. Hay evolución con el que ya estás trabajando la reinserción laboral y también con quien sigue consumiendo pero ya no duerme en la calle. Tenemos perfiles muy diferentes. Hemos ampliado, además, a personas que están en situación de exclusión y no tienen problemas de adicciones, como mujeres víctimas de violencia de género. La gente habla de Sildavia en Las Cabezas y vienen buscando ayuda..

Comentarios