Valencina se convierte en el primer municipio solidario con la «diversidad funcional»

El Pleno del Ayuntamiento de la localidad ha aprobado por unanimidad una propuesta del PP para «reforzar las medidas que favorezcan la integración social de las personas con diversidad funcional»

Por  8:00 h.

El Pleno del Ayuntamiento de Valencina de la Concepción (Sevilla) ha aprobado por unanimidad una propuesta del PP para convertirse en el primer municipio solidario con la «diversidad funcional» para «reforzar las medidas que favorezcan la integración social de las personas con diversidad funcional que aún hoy se enfrentan a severas limitaciones».

En un comunicado, la portavoz municipal del PP en Valencina, Nuria Jiménez, ha destacado que el aumento de leyes dirigidas a la protección de los derechos de este grupo de población ha supuesto un «claro avance en el reconocimiento político de las dificultades para su normal desarrollo», aunque, desde el Partido Popular consideran que «está por lograr que sean aceptados siempre por el conjunto de la población».

En este sentido, Jiménez ha manifestado que debido «a cierto incumplimiento» de las normas el PP ha decidido llevar al pleno del Ayuntamiento esta propuesta que, en palabras de la edil popular, «reconoce la importancia de llevar a cabo actuaciones de sensibilización y concienciación en el municipio que eleven el grado de educación cívica de la sociedad en esta materia y que alejen los estereotipos asociados a la discapacidad».

Así, la adhesión pionera a la campaña de Valencina de la Concepción, donde se estima que pueden vivir al menos 700 personas con discapacidad, «tiene como resultado inmediato servir de ejemplo a otros municipios y apoyar la sensibilización», ha señalado.

Jiménez ha subrayado también que «la propuesta incide en que la escasa integración social de las personas con diversidad funcional se comprueba en la persistencia de obstáculos para su accesibilidad a los distintos procesos de socialización tales como educación, empleo, vivienda, cultura o deportes».

Por tanto, asegura que el grado de integración social de las personas con diversidad funcional de un determinado municipio es «un buen testigo de sus condiciones de amabilidad con los visitantes», de modo que las actuaciones dirigidas a elevar el grado de integración suponen «un valor añadido a la riqueza del municipio, que seguramente reconocerán sus potenciales visitantes».

Finalmente, Nuria Jiménez ha expresado su deseo de que todos los municipios andaluces se adhieran gradualmente a la declaración de municipio solidario con la diversidad funcional, dado que en Andalucía el número de personas que sufre alguna discapacidad supera las 700.000.