Sandra Gómez es la delegada de Participación Ciudadana en el Ayuntamiento de Utrera
Sandra Gómez es la delegada de Participación Ciudadana en el Ayuntamiento de Utrera

Un premio a las buenas prácticas y a la solidaridad en Utrera

La delegación de Participación Ciudadana galardonará a personas y entidades que sean modélicas

Por  8:00 h.

La delegación de Participación Ciudadana y Solidaridad del Ayuntamiento de Utrera ha llevado a cabo la convocatoria del Premio a las Buenas Prácticas Ciudadanas 2018, con el objetivo de reconocer la labor de personas, entidades, colectivos e instituciones, cuya labor represente un modelo de buenas prácticas de convivencia ciudadana, donde la solidaridad ocupa un lugar fundamental.

El premio se convoca principalmente para que el pueblo en su conjunto pueda conocer en profundidad la labor de muchas personas y entidades en el municipio que trabajan cada día para construir una ciudad mejor, más justa y más solidaria. El objetivo es que el ejemplo de los premiados sirva como modelo y estímulo para el resto de la sociedad.

En este caso, como buenas prácticas se entenderán aquellas actuaciones que lleven a cabo ciudadanos que residen en Utrera, que bien individualmente o a través de algún tipo de colectivo, supongan un aporte positivo a la sociedad, ayudando en terrenos donde existan deficiencias y mejorando aspectos que tengan que ver con el respeto a las personas, el patrimonio, la naturaleza, la solidaridad y la pacífica convivencia y tolerancia entre los ciudadanos.

Para poder participar en estos premios, todas las personas o entidades interesadas tienen que presentar una solicitud en el Servicio de Atención al Ciudadano (SAC), antes del 30 de abril, pudiendo optar a diferentes categorías como personas físicas o entidades. En el apartado dedicado a las entidades, el vencedor se llevará 1.000 euros en metálico.

La delegada de Participación Ciudadana en el Ayuntamiento de Utrera, Sandra Gómez (IU), ha explicado que «se valorará principalmente aquellas prácticas que respondan a una demanda ciudadana, que afecten a colectivos significativos, que defienda valores importantes para la convivencia, que sean innovadoras y sostenibles, que contribuya a la formación de ciudadanos comprometidos y que puedan ser prácticas-modelos para otros».