Junta de Andalucía

Plan de Acción Social y la Red de Solidaridad Alimentaria antes de mayo

Por  10:23 h.

El vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, ha anunciado que a finales de este mes estará en marcha el Plan de Acción Social destinado a los ayuntamientos, dotado con 60 millones, y la Red de Solidaridad Alimentaria, dotada con 20 millones, que tienen como objetivo «ayudar a las personas más necesitadas y con mayores dificultades para hacer frente a las atenciones más básicas».

Valderas, tras visitar el Ayuntamiento de Los Palacios y Villafranca (Sevilla), ha explicado que ambas iniciativas responden a los «elevados índices de pobreza y de paro» de Andalucía. Por ello, en estos planes se va a priorizar a las familias con miembros parados de larga duración. Este asunto es objeto de una reunión de trabajo que celebran este viernes representantes de las consejerías de Administración Local y Relaciones Institucionales, Salud y Bienestar Social y de Turismo y Comercio.

El vicepresidente ha reiterado que iniciativas como éstas son «imprescindibles» en una Comunidad autónoma como Andalucía, en la que hay «muchos casos de emergencia social» que requieren respuestas «ágiles para atender a las miles de familias que lo están pasando muy mal».

También en este contexto se enmarca la futura ley para la protección de los derechos de las personas consumidoras y usuarias en la contratación hipotecaria, cuyo borrador estará concluido a finales del próximo mes de mayo. El futuro texto legal se ha puesto a disposición de la ciudadanía, federaciones de consumidores y usuarios, empresarios y otros agentes sociales para que realicen aportaciones. Las últimas se van a realizar el próximo viernes en una jornada técnica que tendrá lugar en Granada con la participación de expertos universitarios.

El representante del Gobierno andaluz ha indicado que con esta norma se pretende proteger a las personas consumidoras y usuarias frente a los bancos, garantizando a quienes suscriban hipotecas que éstas no incluyan cláusulas abusivas. De este modo, se pretende evitar que vuelvan a repetirse situaciones como las vividas hasta ahora por muchas familias, que han sido desahuciadas de sus hogares.