Protesta por la accesibilidad universal
Protesta por la accesibilidad universal / KAKO RANGEL

Nueva ordenanza de accesibilidad en Sevilla

La normativa entrará en vigor este verano y pretende «hacer efectiva la igualdad de oportunidades»

Por  16:08 h.

La nueva ordenanza de accesibilidad municipal estará en marcha este verano, tras pasar por la tramitación pertinente del Pleno de marzo, y pretende establecer las normas a este respecto en infraestructuras, urbanismo, edificación, transportes, información y comunicación en la ciudad para «hacer efectiva la igualdad de oportunidades», complementando las normas estatales y autonómicas, según ha informado el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla, Maximiliano Vílchez.

Vílchez, junto a la concejal de Área de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación, Dolores de Pablo-Blanco (PP), y el director de la Oficina de Accesibilidad, Juan García Camacho (PP), han presentado la ordenanza esta mañana.

Esta normativa municipal, que se pondrá en marcha tras un periodo de alegaciones de unos tres meses y su aprobación definitiva en el Pleno, sustituye a la aprobada en 2011 y que era «inconsistente», asegurando que esto se refleja en las 286 alegaciones que se presentaron de colectivos como los taxistas o asociaciones de discapacitados, entre otros; a lo que suma que las acciones que planteaban eran «económicamente inviables» en la actualidad.

Así, la nueva ordenanza se ha desarrollado con la colaboración de distintas áreas municipales, además de la comisión de trabajo de la Oficina de Accesibilidad, una mesa que seguirá en funcionamiento para analizar la ejecución de esta ordenanza y que cuenta con técnicos municipales, de la ONCE o de colegios profesionales, entre otros. La norma se completa con la edición de una guía práctica que servirá de base a los profesionales y unifica criterios de actuación para facilitar el trabajo práctico en la materia, un trabajo que «no comienza ahora», según Vílchez, que recuerda las más de 800 actuaciones desarrolladas con la Oficina de Accesibilidad en 2012.

Por su parte, García ha explicado que desde 2002 ya se apostó porque hubiera una normativa, que se aprueba en 2011 pero que era “deficiente”, una situación que asegura esta ordenanza solventa con «cambios amplios». «Llevamos muchos años eliminando barrera y esperamos que esta norma sea el principio del fin de las barreras para conseguir una ciudad libre para todos», sentencia, indicando que no hay plazos concretos para el desarrollo de esta norma, que será de aplicación «en todas las obras nuevas».

Posibles descuentos a taxis

La norma en cuestión recoge que el Ayuntamiento ha de prever una partida específica para atender a la inversión directa en las vías y espacios públicos, así como edificios y servicios de uso público de su titularidad para la supresión de barreras, además de recoger que todas las delegaciones redactarán en dos años planes de accesibilidad de sus instalaciones, a la vez que se continuarán haciendo planes bianuales con obras de urbanización, adaptación de edificios, infraestructuras y transporte público.

La nueva ordenanza incluye sanciones ante sus incumplimientos, que se atienen al régimen establecido en normas estatales y andaluzas, y apunta como medidas de fomento de la accesibilidad la posibilidad de reducir tasas a los taxis y a los coches de caballos que se adapten. En transporte público, apuesta por la instalación de marquesinas y plataformas de acceso que faciliten el acercamiento del autobús y el acceso y agrega que la empresa prestataria del servicio garantizará el transporte en autobús o en otro medio a su cargo cuando la persona con movilidad reducida no pueda acceder al autobús «por mal funcionamiento del dispositivo de accesibilidad o porque las condiciones de la parada impidan su uso».

Registro para planes de reserva de plazas

Además, restringe el estacionamiento de las personas con tarjeta de movilidad reducida a tres horas en los aparcamientos de carga y descarga, «siempre que haya cuatro plazas o más y haya libres», al igual que en los casos de parada de taxis, aunque aquí habrá de haber un mínimo de siete plazas. «El Ayuntamiento creará un registro de personas con movilidad reducida empadronadas y poseedoras de la tarjeta de empadronamiento para adaptar los planes de reservas de plazas accesibles a las necesidades reales y elaborará un plano, disponible en la web municipal, para ubicar las citadas plazas e ir actualizándolas», añade.

La normativa recoge también los requisitos para la instalación de alumbrados y semáforos; para las vías ciclistas, que tienen que tener expresamente señalizado el uso para sillas de ruedas; o para la pavimentación diferenciada cuando la anchura del acerado sea mínima. Así, señala que en el itinerario peatonal accesible el ancho mínimo libre de obstáculos ha de ser de 1,8 metros, con estrechamientos puntuales de forma excepcional de hasta 1,5 metros, estableciendo la solución de plataforma única para medidas inferiores. Además, se han de señalizar visiblemente las zonas de 30 kilómetros horas o de prioridad peatonal en aquel itinerario peatonal accesible que necesite de plataformas únicas de uso mixto.