Alfonso Carmona en plena campaña de vacunación
Alfonso Carmona en plena campaña de vacunación

Médicos sevillanos han vacunado a más de 600.000 niños en Costa de Marfil

La campaña de la Asociación África Arco Iris cuenta con la colaboración de la Fundación Cajasol y la Fundación Instituto Hispalense de Pediatría y volverá a desarrollarse este octubre en el país africano

Por  9:57 h.

Médicos sevillanos se desplazan cada año a Costa de Marfil para prevenir la salud de las poblaciones más desfavorecidas y avanzar hacia su autosuficiencia. Un total de 680.000 niños han sido vacunados en 12 años y se han creado colegios, orfanatos y cooperativas de mujeres para fomentar la educación y la formación.«Hay veces que hemos tenido que desplazarnos con escoltas de soldados», confiesa Alfonso Carmona, presidente de la Fundación Instituto Hispalense de Pediatría, entidad que gestiona la colaboración de los profesionales sanitarios con la asociación sevillana África Arco Iris.

Pero con lo que se queda Alfonso de los 15 viajes que ha realizado al país africano es la felicidad de la gente y la gratitud de los mayores: «los niños ríen, disfrutan y no paran de jugar, pero la población tiene una vida media de 47 años». En octubre, volverá a Costa de Marfil con un equipo de ocho médicos sanitarios para vacunar contra la Meningitis y la fiebre tifoidea a más de 7.000 niños y niñas en la zona norte de este país africano, en la provincia de Korhogo.

Voluntarios junto a la cola de niños esperando para vacunarse

Voluntarios junto a la cola de niños esperando para vacunarse

Esta acción se realiza también gracias a la colaboración de la Fundación Cajasol. El acuerdo entre las tres entidades ha quedado renovado esta semana con la firma del presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, el presidente de la Asociación ONG África Arco Iris, Jesús Mejías, y el presidente de la Fundación Instituto Hispalense de Pediatría, Alfonso Carmona. Este último agradece la implicación de Antonio Pulido, que incluso en una ocasión se desplazó a África para ver con sus propios ojos la labor de la ONG. «A Pulido le marcó la visita, salió llorando de una inclusa donde dejan a los niños que no pueden mantener, eso se te queda para toda la vida», recuerda Alfonso. Para hacerse con las vacunas y poner en pie otros proyectos en la zona es fundamental la ayuda económica que también llega a través de particulares y ayuntamientos.

Momento de la firma / Fundación Cajasol

Momento de la firma

La próxima visita será la décimo octava campaña de vacunación realizada por esta ONG. Además, África Arco Iris ha desarrollado otras iniciativas sociales en la zona, como una escuela de primaria, que atiende a 400 niños al Sur del país, y un orfanato. La Fundación Cajasol colabora desde sus inicios con esta organización, no sólo en las campañas de vacunación sino, también, en proyectos sociales como la construcción de aulas de secundaria y zona de recreo en Anyama (Costa de Marfil). «Hay que ayudar al ser humano a ser más digno», indica Carmona, «no dar una limosna y olvidarte, es mucho más importante la formación y la ayuda para que la puedan desarrollar».

También este pediatra sevillano es consciente de las comodidades que disfruta en España después de ver poblaciones del norte de Costa de Marfil. «Mis hijas, que son sanitarias, han ido dos veces porque quiero que conozcan que el mero hecho de abrir un grifo y que caiga agua es un regalo», reconoce. Aún así remarca el ánimo de la gente y sus valores: «Impresiona el cariño con el que te reciben, los niños vienen y te quieren abrazar, a mi están deseando tocarme siempre la barba», comenta divertido.

Jesús Mejías, durante una vacunación infantil en Costa de Marfil - ABC

Jesús Mejías, durante una vacunación infantil en Costa de Marfil – ABC

Este proyecto se ha convertido en una de las iniciativas sociales más importantes y con mayor repercusión y necesidad, ya que Costa de Marfil sufre una epidemia de meningitis y fiebre tifoidea. pero los escasos recursos que el gobierno destina a los programas de salud imposibilitan las campañas de vacunación gratuitas. África Arco Iris se encarga, una vez más, de contactar con las autoridades sanitarias y locales del país para determinar qué zonas son las más necesitadas, en este caso en la zona norte del país. «Una vacuna es una vida, es lo más más barato dentro la medicina y es fundamental, como no hay allí medicamentos de nada la prevención vale un imperio», concluye Carmona. Por parte de África Arco Iris ya tienen en mente llegar al millón de niños vacunados.