Foto: Raúl Doblado
Foto: Raúl Doblado

La Infanta Elena reconoce en Sevilla a las empresas comprometidas con la inserción laboral

La Fundación Mapfre ha reconocido en Sevilla la labor de Aisol, el Hotel Ayre, la Confederación de Empresarios de Sevilla y la Asociación Sevillana de Síndrome de Asperger

Por  17:45 h.

La Fundación Mapfre ha reconocido este lunes la implicación de las empresas que participan en su Programa Social de Empleo. El acto se ha desarrollado en la Casa de la Provincia y ha contado con la asistencia de la Infanta Elena, como directora de Proyectos de Fundación Mapfre; el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos; el alcalde de Sevilla, Juan Espadas; el presidente de la Confederación de Empresarios de Sevilla, Miguel Rus; el director general de Fundación Mapfre, Julio Domingo; y el director territorial de Mapfre Sevilla, Manuel Fernández.

En el acto, han sido reconocidos Aisol, dentro del programa de ayudas sociales ‘Accedemos’, y el Hotel Ayre, por el programa de ayudas sociales ‘Juntos somos capaces’, con menciones especiales a la Confederación de Empresarios de Sevilla y a la Asociación Sevillana de Síndrome de Asperger.

Al respecto, la Infanta Elena ha mostrado su satisfacción por el trabajo realizado en estas iniciativas, que ratifican el compromiso «con las personas con más necesidades, trabajando para facilitar su situación y generar nuevas oportunidades».

Así, ha puesto en valor la colaboración de las empresas y «su compromiso con la implicación de contratación de colectivos con más dificultades de inserción y en riesgo de exclusión social». Tras felicitar a los reconocidos este lunes, ha dado las gracias por su «implicación» a la Administración, empresas y entidades que «consiguen facilitar el dar empleo y dar ejemplo».

Foto: Raúl Doblado

Foto: Raúl Doblado

En este sentido, Domingo ha señalado que desde el inicio del programa ‘Juntos somos capaces’, que arrancó en 2010 y después fue extendiéndose por las comunidades, se han beneficiado 2.761 personas con discapacidad intelectual o enfermedades mentales, siendo integradas en distintas empresas, que alcanzan ya en el programa un total de 4.240 firmas participantes. Además, en 2013 se crean las ayudas ‘Accedemos’ para facilitar la contratación en pymes y autónomos, gracias a las que trabajan ya unas 2.400 personas.

«Sólo atendiendo la realidad de este mundo cambiante podremos avanzar, mejorar las condiciones de vida de las personas y de los colectivos más desfavorecidos, dándoles una segunda oportunidad de integración en el mercado laboral», destaca.

El programa ha beneficiado a 240 personas

Igualmente, Fernández ha indicado que, desde que arrancó el programa en Andalucía en 2014, unas 400 empresas se han adherido, beneficiando a 240 personas, que han sido apoyadas en su inserción en el mercado laboral. Además, se han facilitado 600 ayudas de unos 4.500 euros para apoyar a las pequeñas empresas y autónomos en la realización de contrataciones a este colectivo.

Al hilo de ello, Villalobos ha puesto en valor la necesidad de aportar cada cual el «granito de arena para que cada día la sociedad sea más justa y más igualitaria«. Así, apuesta por propugnar una forma de hacer empresa que vaya «un paso más allá y que sea inconformista, estableciendo a la ciudadanía y al bien común en el centro de la acción».

Tras defender la ética y la solidaridad, aboga por ser sensible con las demandas ciudadanas para el desarrollo futuro, unas demandas entre las que la generación de empleo tiene un importante papel. Villalobos pone como ejemplo el programa de Diputación que favorece prácticas en los ayuntamientos de personas con discapacidad intelectual, una iniciativa que espera ampliar a todos los municipios. «Admiramos su valía y su compromiso con el trabajo», señala.

De su lado, Rus ha valorado el compromiso de Mapfre con la integración y el trabajo realizado, especialmente ante la dificultad de acceso al mercado de trabajo, a la par que subraya la «obligación» de las empresas de revertir a la sociedad parte de la aportación.

«Debemos jugar un papel activo en la integración de colectivos con dificultades. Estas experiencias marcan un antes y un después en las empresas que lo desarrollan por sus ganas de trabajar y por la alegría que transmiten», concluye.