La Diputación renueva el Programa de Familias con menores vulnerables

El proyecto está compuesto por ocho equipos de psicólogos, trabajadores sociales y educadores

Por  8:00 h.

La junta de gobierno de la Diputación de Sevilla ha tratado este martes, entre otros aspectos, la prórroga del Programa de Tratamiento a Familias con Menores en situación de riesgo o desprotección, así como la renovación de los acuerdos con la Fundación Banco de Alimentos y la Universidad Hispalense, para la actividades de interés común. También ha sido visto un convenio a firmar este miércoles con la Asociación de Donantes de Sangre, Tejidos y Órganos, para la promoción de la donación altruista y solidaria en los municipios sevillanos.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha encabezado esta sesión de la junta local de gobierno de la institución. Durante la misma, ha sido tratado la prórroga del acuerdo suscrito con la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, para el Programa de Tratamiento a Familias con Menores en situación de riesgo o desprotección.

Los resultados favorables en la provincia del Programa de Tratamiento a Familias con Menores en situación de riesgo o desprotección, que la Diputación de Sevilla y la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales echaban a andar en abril de 2016, han llevado a ambas instituciones a renovar su colaboración en esta materia, prorrogando un convenio, que tendrá como límite de su acción hasta el 30 de abril de 2018.

Pautas rehabilitadoras

El Programa pone en carga más de 880.000 euros, de los que la Diputación aporta casi 408.000, para financiar ocho equipos, compuestos por psicólogos, trabajadores sociales y educadores, que trabajan muy de cerca con estas familias, a las que proporcionan las herramientas que les permiten adquirir pautas rehabilitadoras y que compensen las situaciones de desprotección o riesgo que afecten al bienestar de los menores.

La Diputación de Sevilla, de otro lado, aportará 15.000 euros para la compra de productos alimenticios que entregará al Banco de Alimentos de Sevilla, para su posterior distribución a asociaciones, parroquias o instituciones de la provincia.

El objetivo es que se beneficien de esta distribución personas en situación de fragilidad económica, que viven en los municipios sevillanos más pequeños y alejados de la capital, donde la cooperación para el sostenimiento de estas economías es más difuso.