clinica-santa-isabel

La clínica Santa Isabel hace posible crear el primer quirófano en uno de los campamentos de refugiados saharuis

Enviará medicinas y material quirúrgico en un proyecto que lleva a cabo Amal Esperanza y la Fundación la Vicuña

Por  16:11 h.

Desde la Clínica Santa Isabel llegará la ayuda al corazón de una de las zonas del mundo más necesitadas de solidaridad, los campamentos de refugiados saharauis del sur de Argelia. Lo hará con elementos que son particularmente necesarios en este lugar, medicación y material quirúrgico para el hospital de la Wilaya de Dajla.

Gracias a esta aportación será posible montar el primer hospital en este centro. El proyecto es una iniciativa de la asociación Amal Esperanza y la Fundación La Vicuña, y cuenta con el beneplácito del ministerio saharaui de salud. En la acción acción también ha participado otro de los centros del Grupo HLA, el Hospital HLA Jerez Puerta del Sur.

Desde la dirección de Santa Isabel explican que se trata de material que está en perfectas condiciones y que sirve para abastecer y cubrir las operaciones en las expediciones de los especialistas. A todo ello se suma la donación del material de cocina a EducAcciOng, que tuvo lugar a principios de año, y que se destinó a varios comedores sociales en Sevilla.

La creación del nuevo quirófano mejora de forma más que notable la situación de la atención médica en la zona. Actualmente las 15.000 personas que viven en este lugar solo disponen de un complejo asistencial muy precario. Esto hace que hasta para las intervenciones más pequeñas sea necesario desplazarse a otras regiones como Rabuni o Tinduf. Esto supone alrededor de 170 kilómetros de viaje por el desierto, es decir entre cinco y siete horas para llegar, debido a lo precario de las infraestructuras de la zona. Este lugar fue además uno de los sectores más castigados durante las lluvias torrenciales de 2015, en los que cerca de 25.000 saharauis se vieron afectados

El nuevo quirófano estará formado por dos habitaciones, una sala de operaciones para cirugía mayor ambulatoria con anestesia local y sedación y un segundo espacio con entre dos y cinco camas que servirá de unidad de vigilancia intensiva tras la cirugía, hasta la normalización de los pacientes que pasarán a la zona de hospitalización general del hospital. Las obras tienen previsto que finalicen en septiembre de este mismo año, y en octubre se llevará a cabo el viaje de cooperación a cargo también de las organizaciones de Amal y la Vicuña, para recepcionar la obra. instalar el material y equipamiento donado, y poner en marcha el servicio.