rastrillo-nuevo-futuro (4)

Rastrillo Nuevo Futuro

Jornada de goles solidarios en Nervión

Buen ambiente y muchas ganas de pasarlo bien en el segundo día de esta cita benéfica

Por  0:01 h.

Ayer se marcaron muchos goles en Nervión y no solo los que protagonizó el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, sino los que coló la solidaridad de la sociedad sevillana en el Hotel Lebreros. La segunda jornada del rastrillo estuvo bastante más animada que la primera y la gente joven comenzó a hacer acto de presencia de forma considerable. Pandillas que acudieron a comer y vieron pasar una tras otra las horas del reloj entre puestos y buena compañía, como hicieron Carmen de Sousa, Nieves González, Lola Ramos y Olga González. «Hemos almorzado en La Molletería, que estaba súper animada, y llevamos todo este tiempo mirando los puestos de abajo y comprando cosas», decían pasadas las seis de la tarde mientras subían a la primera planta. «Aún nos quedan por ver todos los puestos de arriba», añadían.

Detrás de la barra de La Molletería estaba María Luque, quien confirmaba el buen ambiente que se había vivido durante la hora del almuerzo, que en el rastrillo no es una concreta, ya que cualquier momento es bueno para hacer una parada y picar algo. En esta planta del hotel los embutidos ibéricos se mezclan con la ropa de bebé, la bisutería y los artículos más prácticos, como fregonas de microfibra que prometen suelos impecables y piedras que lavan metales de toda índole.

El público es igual de variado y se pueden ver generaciones de familias que acuden juntas a pasar un buen rato, parejas jóvenes, grupos de madres que acuden con sus hijos…

La Parrala era otro de los puntos más concurridos avanzada la tarde. Aún andaba por allí Rafael González Serna acompañado de los suyos, ya que al mediodía había recibido un homenaje de sus amigos en este espacio del rastrillo y durante la sobremesa se subió al escenario a cantar un poco. Luego lo hizo un grupo de flamenco que mantuvo animada La Parrala durante largo rato.

En la tómbola, los codiciados muñecos que cada año atraen a numeroso público iban tocando con cuentagotas a los más afortunados y muy cerca de allí, en el salón del té, la tarde se consumía entré cafés y la bollería artesana que elaboran las generosas colaboradoras del rastrillo.

rastrillo-nuevo-futuro (1) rastrillo-nuevo-futuro (2) rastrillo-nuevo-futuro (3) rastrillo-nuevo-futuro (4) rastrillo-nuevo-futuro (6) rastrillo-nuevo-futuro (7) rastrillo-nuevo-futuro (8)