En la imagen, responsables del proyecto solidario en el colegio Blas Infante de Alcalá
En la imagen, responsables del proyecto solidario en el colegio Blas Infante de Alcalá

Escolares sin fronteras reconoce la labor solidaria del colegio Blas Infante de Alcalá

Desde hace doce años trabajan para ayudar a una escuela rural de África

Por  11:27 h.

Escolares sin Fronteras ha hecho entrega al colegio Blas Infante de Alcalá de Guadaíra de un reconocimiento por su labor con la cadena de Centros de Enseñanza Solidarios, que se extiende desde 2001 como un movimiento educativo que busca sumar acciones solidarias en el ámbito escolar.

En el Blas Infante los alumnos trabajan desde hace doce años de forma constante y con gran ilusión en la organización de numerosas actividades de solidaridad y cooperación, siempre con el objetivo de ayudar al desarrollo de otros niños de países del Tercer Mundo mediante la comparación instructiva de las ventajas que ellos disfrutan aquí y las enormes carencias de sus jóvenes amigos africanos.

Con el lema «Ningún niño sin su escuela» este centro ayuda a la escuelita rural de la aldea de Kpanbanzipiou desde el año 2006, con una creatividad profesional y un empuje ejemplar y digno de elogio. Desde Escolares sin Fronteras, entregaron al colegio un mural en el que se recogen las actividades realizas y que en el colegio colocarán en lugar bien visible.

En el cierre de este curso han organizado también un Mercadillo Solidario que lleva el nombre de la maestra jubilada Concha Delgado Noriega que trabajó por las iniciativas solidarias del centro. Concha Delgado destacó que «son los alumnos, sus profesores, padres y madres, quienes sostienen año tras año este proyecto educativo, que pretende cultivar en los jóvenes los valores de la solidaridad, la cooperación y la responsabilidad hacia otros niños sin oportunidades, ya que los derechos de niños no pueden tener fronteras».