Juan Manuel Flores, Emilio Herrera, Antonio Sagués y Pilar Kraan. FOTO: Juan Flores
Juan Manuel Flores, Emilio Herrera, Antonio Sagués y Pilar Kraan. FOTO: Juan Flores

El privilegio de cuidar a los que afrontan el final de sus vidas

En un año New Health Foundation aumenta en el Distrito San Pablo-Santa Justa de 1 a 10 personas la media de cuidadores involucrados en la atención de cada paciente con una enfermedad avanzada

Por  20:33 h.

La etapa final de una vida merece ser disfrutada igual que cualquier otra. New Health Foundation tiene este concepto muy claro, y por ello propone crear una red comunitaria que se mueva por la compasión y permita a las personas que afrontan una enfermedad avanzada no tener a un solo cuidador con ellos. Así, la calidad de vida aumenta para el paciente y para quien está encargado de su cuidado disminuye la sobrecarga emocional y física. Hace un año que la fundación ha puesto su proyecto en marcha en San Pablo – Santa Justa y ya ha dado sus frutos. La media de implicados como cuidadores ha aumentado de 1 a 10 personas en un total de 35 casos seleccionados de personas con una escasa red de apoyo, convirtiendo la zona en Distrito Compasivo.

El proyecto forma parte de la iniciativa Sevilla Contigo, Ciudad Compasiva, que persigue convertir la capital en una ciudad sensibilizada con la compasión. New Health Foundation ha presentado este miércoles en la Fundación Cajasol los resultados tras 12 meses de trabajo con la presencia de Emilio Herrrera, presidente de la Fundación New Health; Antonio Sagués, Jefe del Servicio de Atención Sociosanitaria, adscrito a la Secretaría General de Salud Pública de la Consejería de Salud; Juan Manuel Flores Delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla; y Pilar Kraan, Directora de la Fundación Grupo Azvi, además de profesionales, voluntarios y empresas patrocinadoras

En este año, casi 2.700 personas han participado de manera directa en las más de 40 acciones de sensibilización y formación realizadas por la fundación, y se han adscrito al proyecto 42 organizaciones, 9 de las cuales pertenecen al distrito San Pablo-Santa Justa, uno de los más poblados de Sevilla. Una de las beneficiarias es Rocío, quien cuida de sus padres, ya mayores. El estado de ánimo de sus progenitores ha mejorado gracias al apoyo de los voluntarios, como José Gussoni. «Su padre cuando me ve sonríe de oreja a oreja, se siente cómodo conmigo y tiene la oportunidad de charlar y desahogarse con alguien que no es de su familia, a la que no quiere preocupar», ha indicado este voluntario en el acto. José sabe bien lo que es ser cuidador, puesto que es precisamente tras la muerte de su esposa hace ocho meses cuando decide prestar su tiempo para esta causa.

Este proyecto no es posible sin la labor de voluntarios como José, pero su maquinaria funciona con el trabajo conjunto del sistema sanitario, social y comunitario, implicados en la identificación de personas beneficiarias de la atención integral a los cuidados paliativos cubriendo todas aquellas necesidades detectadas por los miembros de la comunidad. «Siéntanse orgullosos de vivir en una ciudad que es capaz de poner esto en marcha», ha indicado Juan Manuel Flores. «El fin de la medicina no debe ser sólo curar», reflexionaba a a su vez Antonio Sagués, «sino también minimizar el dolor y el sufrimiento».

«Nuestro sistema sanitario social está desenfocado, nos hemos centrado en curar pero no en cuidar», expresaba Emilio Herrrera en una emotiva conferencia donde apostaba por los cuidados paliativos para un sistema sanitario sostenible y donde creía en la compasión como motor para una sociedad mejor, una compasión que hay que cultivar desde pequeños para que «cuidar a familiares y amigos sea un privilegio».

El acto contó con dos mesas redondas así como una entrega de reconocimiento por su apoyo al proyecto a las empresas del Grupo Rector, compuesto por Agrama, Fundación Cruzcampo, Fundación Cajasol, Genera Games, Fundación Sando, Fundación Azvi, ABC y Coca Cola.

Otros eventos que te pueden interesar