visita-policia-hospital-infantil

El pequeño Leo cumple su sueño de ser Policía

La Policía Local de Sevilla ha visitado, como cada año en las fechas navideñas, la planta de oncología del Hospital Virgen del Rocío

Por  12:27 h.

El sueño de Leo es ser policía. Este pequeño de apenas tres años, que está llegando al final de su tratamiento en el área oncológica del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, vivió el lunes una gran sorpresa: la visita de sus héroes, los agentes de la Polícia Local de Sevilla. Niños y niñas como él disfrutaron de la visita de los agentes, quienes cada año cuando se acerca Navidad visitan a los pequeños que están ingresados en los centros hospitalarios. Los agentes, con esta actividad, quieren hacer más amenas estas fiestas que por enfermedad tienen que pasar en el hospital.

Según informan desde el Ayuntamiento de Sevilla en una nota, los agentes visitaron las distintas estancias del área hospitalaria conociendo a las niñas y niños que se recuperan de su enfermedad. Compartieron además experiencias con los padres y con el personal sanitario y docente en un ambiente de auténtica cercanía y siempre al servicio de los pequeños. Pegatinas con la placa, escudos, gorras, carnet de policía infantil, carnet de conducir infantil… inundaron las habitaciones y pasillos de Oncología, tanto en el área de ingreso como en el Hospital de día y el aula formativa.

Pudieron conocer a fondo el trabajo de los sanitarios y de Ana, la profesora que mantiene la formación de los pequeños durante el tiempo de hospitalización para que el tratamiento no suponga una pérdida en el curso escolar.

Leo tuvo la oportunidad de patrullar los pasillos del hospital y acabó saludando al resto de agentes a través de la emisora policial de Manuel Portillo, uno de los agentes que participo en la visita. Portillo, un veterano agente con más de 26 años de servicio que participa durante todo el año en las jornadas de educación vial que la Jefatura de Policía Local imparte en los centro de la Ciudad, afirmaba en el Aula de Formación que «es la tercera vez que hace esta visita y lo hace sobre todo por la ilusión de los pequeños porque su sonrisa me da ánimos para todo el día».