Entrega de premios BAS 2018 a los representantes de El Corte Inglés, Inés Rosales y Fundación Persan / FOTO: Juan Flores
Entrega de premios BAS 2018 a los representantes de El Corte Inglés, Inés Rosales y Fundación Persan / FOTO: Juan Flores

El Banco de Alimentos de Sevilla entrega sus premios anuales

Durante el acto, Agustín Vidal-Aragón tomó posesión como nuevo presidente

Por  8:35 h.

La Fundación Banco de Alimentos de Sevilla celebró ayer ante 150 personas su tradicional acto institucional en la sede de la Fundación Valentín de Madariaga. La entrega de los Premios BAS 2018 fue conducida por el director regional de Cope Andalucía, Joaquín López-Sáez y se convirtió a lo largo de la noche en un acto homenaje al presidente saliente, Juan Pedro Álvarez Giménez de Aragón.

Tras las palabras de la vicepresidenta de la Fundación Valentín de Madariaga, Ángela Madariaga, intervino el gerente de la Fundación, Ignacio Candau, quien felicitó a los tres premiados en esta edición: El Corte Inglés, Inés Rosales y la Fundación Persán. Candau alabó la figura de Álvarez, quien «traspasa la presidencia de un banco muy distinto al que recibiste. Hoy es un banco moderno y profesional embarcado en lo que de verdad importa», dijo. Tras recordar las principales cifras alcanzadas por el Banco de Alimentos durante el último ejercicio, entre las que destacan los siete millones de kilos de alimento distribuidos en Sevilla o las 59.000 personas atendidas, se pasó a la entrega de los galardones.

El director de Comunicación y Relaciones Institucionales de El Corte Inglés, Fernando Murube, fue el primero en recoger el premio de la mano de Juan Manuel Flores Cordero, teniente alcalde y delegado de Bienestar Social y Empleo del Ayuntamiento de Sevilla. La vicepresidenta de la Diputación de Sevilla, Agripina Cabello, entregó a su vez el premio al presidente de Inés Rosales, Juan Moreno, quien reconoció la labor de los trabajadores como «verdaderos protagonistas de esta aventura».

Fue el arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, quien entregó el galardón a la presidenta de la Fundación Persán, Concha Yoldi, que agradeció esta deferencia, ya que «la responsabilidad social corporativa es algo que tenemos totalmente asumida y lo llevamos dentro de nuestro ADN», afirmó. Coincidió con otros participantes en afirmar que «sin estas colaboraciones desde la sociedad civil hubiera sido muy duro superar los años de la crisis. No podemos decir que hemos salido de la crisis hasta que las neveras de las familias no estén llenas de alimentos», recordó.

 Juan Pedro Álvarez cede el testigo a Agustín Vidal / FOTO: Juan Flores

Juan Pedro Álvarez cede el testigo a Agustín Vidal / FOTO: Juan Flores

«Es bueno dejar paso a otras personas, a otras ideas»

Juan Pedro Álvarez dedicó sus palabras a los voluntarios y trabajadores, «es nuestro día más importante porque podemos compartir el proyecto y dar las gracias», afirmó. «Es bueno dejar paso a otras personas, a otras ideas», señalaba antes de ceder la palabra al nuevo presidente, no sin antes agradecer la labor de los que ya no están, fundadores, voluntarios de una labor «gratuita y callada», trabajadores y colaboradores. Tras una profunda reflexión, el que fuera responsable de la Fundación durante los últimos trece años, animó a los presentes a «hacer el mundo más habitable y la vida más humana», como los voluntarios que «pasan por la vida poniendo amor y cariño», dijo.

A continuación fue la presidenta de honor, Isabel de Solís, quien entregó a Juan Pedro Álvarez un reconocimiento por la labor realizada. El nuevo presidente, Agustín Vidal-Aragón de Olives, dedicó sus primeras palabras al patronato, y dio la enhorabuena «muy especial a Juan Pedro Álvarez. Esta medalla de tu banco debe servir como recordatorio del trabajo realizado, sin el cual, la crisis hubiera tenido un impacto muy distinto en la ciudad y la provincia», añadió antes de ponerse a disposición de los 13.500 voluntarios de Sevilla.

Tras las intervenciones del teniente alcalde y la vicepresidenta de la Diputación, fue monseñor Asenjo quien concluyó el acto, recordando que en esta ciudad «tenemos el triste privilegio de tener tres de los cinco barrios más pobres de España», y que «la pobreza se está cronificando. Tener trabajo no es sinónimo de haber salido de la pobreza y todo esto nos interpela a todos». Tras felicitar a Álvarez, invitó a todos los presentes a «no bajar la guardia», concluyó.

«Hay que irse de los sitios en el momento más alto»

El hasta ahora presidente de la Fundación del Banco de Alimentos de Sevilla, Juan Pedro Álvarez Giménez de Aragón, comenzó en la institución como voluntario en el año 2005, desempeñando las tareas de gerente. Desde el año 2010 sustituyó en el cargo a Isabel de Solís, la primera presidenta y fundadora. Álvarez fue elegido por unanimidad también presidente de la Federación de Bancos de Alimentos de Andalucía desde mayo de 2014. Hasta llegar al Banco de Alimentos había ocupado el puesto de director general de El Monte durante veinticinco años, entre los años 1979 y 2004. «Dentro del periodo que he estado al frente de esta fundación ha habido años duros, especialmente desde el 2009 al 2014. Aun así me llevo la labor realizada. Ha sido una etapa estupenda de mi vida. Hay que irse de los sitios en el momento más alto y hay otra persona que creo que lo va hacer bien y que se va a ocupar de la presidencia», afirmó refiriéndose al nuevo presidente, Agustín Vidal-Aragón de Olives.