La delegada de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria, Myriam Díaz, y los representantes de las tres entidades . Foto: Ayuntamiento de Sevilla / Gogo Lobato
La delegada de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria, Myriam Díaz, y los representantes de las tres entidades . Foto: Ayuntamiento de Sevilla / Gogo Lobato

El Ayuntamiento renueva el apoyo a tres entidades de atención a mujeres víctimas de prostitución

Las Religiosas Adoratrices, el Centro Alba y Villa Teresita recibirán 28.000 euros para la atención e inserción labora de las mujeres víctimas de prostitución y trata en Sevilla

Por  11:34 h.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Delegación de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria que dirige Myriam Díaz, ha renovado los convenios de colaboración con tres entidades de la ciudad que prestan servicios de atención e inserción sociolaboral para las mujeres víctimas de prostitución y trata. Así, el Centro Juvenil Santa María Micaela de las Religiosas Adoratrices, el Centro Al Alba de la congregación religiosa Oblatas del Santísimo Redentor de Sevilla, y la institución Auxiliares del Buen Pastor Villa Teresita seguirán contando con la ayuda institucional

Según informa el Ayuntamiento en una nota, el importe de la ayuda se eleva a 28.000 euros -2.000 euros más que el año pasado- para actividades acometidas en 2017 y con cargo al Plan contra la Prostitución y la Trata, desarrollado por esta área municipal, que renueva así el compromiso establecido el pasado año con estas organizaciones.

Para la firma de los convenios han estado presentes la Delegada del Área de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria, Myriam Diaz Rodriguez, la directora del Centro Juvenil Sta María Micaela- RR Adoratrices de Sevilla, Josefina Goñi, la representante legal de la Institución Auxiliares del Buen Pastor “Villa Teresita”, y María Luisa Cotolí Suarez, responsable del Centro Al Alba de la Congregación de Religiosas Oblatas del Santísimo Redentor de Sevilla.

Trabajando por ayudar a las mujeres víctimas de trata

El convenio con la institución Religiosas Adoratrices Centro Juvenil Santa María Micaela consta de una ayuda de 10.000 euros, 2.000 más de los recibidos en 2016. El objetivo es la colaboración entre ambas instituciones, para el acompañamiento y la escucha de mujeres provenientes de contextos de prostitución y trata con fines de explotación sexual, a fin de apoyarlas y acompañarlas en su proceso individual, todo ello en el marco del Proyecto «Centro de Escucha la Mujer» que el Programa ONNA Adoratrices de atención integral para la liberación y reinserción social de las mujeres contiene.

El segundo convenio atañe al Centro Alba de la congregación religiosa Oblatas del Santísimo Redentor de Sevilla, una institución que recibe 6.000 euros por parte de la Delegación de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria. Su objetivo es la realización de servicios de atención integral dirigidas al colectivo de víctimas de trata y prostitución que complemente la atención dispensada desde los Puntos de Información a la Mujer. La atención integral dispensada podrá comprender la atención social, jurídica y psicológica, el acompañamiento, la participación en talleres de formación e inserción sociolaboral.

Además incluye la realización de actividades desarrolladas en el área de atención integral, como el asesoramiento a la mujer ante cualquier situación de dificultad, apoyo y seguimiento psicológico, intervención de ayuda a la familia, orientación socio-laboral y de búsqueda de empleo, orientación jurídica y talleres y cursos, que facilitan estrategias para el desarrollo personal, social y laboral. A ello se suma la realización de actividades desarrolladas en el área de sensibilización.

El tercero de ellos lleva aparejada un montante de 12.000 euros, se ha rubricado con la institución Auxiliares del Buen Pastor Villa Teresita, presente en la ciudad desde 1978 con actividades a atención al colectivo de mujeres víctimas de la prostitución y la marginación. Para ello cuenta con una casa-hogar de acogida cuya labor va enfocada especialmente a la convivencia y la autoayuda.

En los tres casos, se establece una coordinación y colaboración entre las entidades sin ánimo de lucro y la Delegación de Igualdad, Juventud y Relaciones con la Comunidad Universitaria y sus CIAM para el seguimiento de los casos y mejorar pues la atención a las mujeres víctimas.