Autismo Sevilla

La importancia de combatir la desinformación sobre el autismo

Los trastornos del espectro autista están rodeados de mitos, la asociación Autismo Sevilla quiere informar qué son exactamente y dar a conocer la importancia del diagnóstico temprano y la integración en la sociedad

Por  15:45 h.

Eduardo Álvarez, con síndrome de Asperger, lo dice claro: «cuando veo lo que ponen en medios de comunicación, series o películas sobre el asperger o el autismo me parece un poco folclórico, tópicos». La visión social sobre los trastornos del espectro autista (TEA) aún está lejos de lo que realmente es. Autismo Sevilla celebra esta semana una serie de eventos para dar a conocer qué son los TEA y romper falsos mitos con motivo del Día Mundial de Concienciación del Autismo, celebrado el pasado 2 de abril.

En torno a una de cada 150 personas en España tienen este trastorno, una realidad con peso en la sociedad que piden abordar y hacer visible. «Hoy sabemos que es una realidad de primer orden, en todas las escuelas hay niños con autismo», ha indicado David Saldaña, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, en el encuentro informativo celebrado la mañana de este martes. Al comparar con la cifras de los que son atendidos se comprueba que no se está llegando a todos. «Sabemos las estrategias a seguir para trabajar con niños y adultos, no tiene sentido que no las apliquemos», explicaba el profesor.

En el encuentro con los medios, David Saldaña ha hecho un repaso por  los grandes avances que se han alcanzado en los últimos años respecto al autismo. «Hoy día tenemos la posibilidad de hacer un diagnóstico mucho más temprano», indicaba el profesor, «para ello necesitamos formar a las personas que tratan con niños a edades tan tempranas». Si se diagnóstica autismo a un niño de 2 años y no se espera a los 4 o a los 5, como suele ocurrir, la intervención es mucho más efectiva para mejorar su calidad de vida, ya que las terapias es otro de los ámbitos donde también se ha avanzado.

A Eduardo le diagnosticaron Asperger a los 32 años, cuando estudiaba por las noches la ESA, aunque confiesa que su abuelo ya sabía que algo le pasaba. «La sociedad se ha ido humanizando mucho. Antes un colegio especializado era un gueto, todo iba al mismo saco, en eso se ha avanzado», explica.

Numerosos retos a alcanzar

Los logros son muchos pero el camino por andar aún es muy grande. «Es necesario seguir avanzando en medidas legislativas para su inclusión y para que tengan una vida plena», explica Mercedes Molina, presidenta de Autismo Sevilla y madre de un hijo con autismo. «Cuando diagnostican a nuestros hijos sentimos una soledad tremenda a pesar de ser muchos. Para combatir eso me parece muy importante el movimiento asociativo, con servicios especializados. Cuesta aceptarlo pero los padres que se ponen rápido en marcha harán que la calidad de vida de su hijo cambie», cuenta.

Autismo Sevilla es un centro de referencia de servicios especializados y también un centro de formación a profesionales y apoyo a las familias. Un total de 40 niños están escolarizados con plazas concertadas y en torno a 150 personas acuden a servicios de adultos para mejorar sus habilidades sociales.

«Las personas con autismo tienen ciertas dificultades pero también cualidades desarrolladas», cuenta Marcos Zamora, director técnico de Autismo Sevilla, «tienen grandes capacidades de memoria y análisis visual, prestan atención a los pequeños detalles y si la tarea les interesa mantienen una atención constante».

Estas cualidades hacen posible su integración laboral, lo que influye en la inclusión social. Eduardo ha trabajado con el apoyo de un mediador en empresas como el Hotel Alfonso XIII, Abades, Vips o Kiabi. «Siempre se habla de los niños, pero los niños crecen», reivindica. Y lograr un trabajo es una de las prioridades de la vida adulta para ser independiente. «Mi sueño es llevar una vida lo más normal posible», revela. Parte de ese sueño le compete a la sociedad, tomar conciencia y ayudar al lema de la campaña de Autismo Sevilla: Stop Discriminación.