Los alumnos posan junto a sus profesores en las cocinas de la Escuela de Hostelería / L.A.
Los alumnos posan junto a sus profesores en las cocinas de la Escuela de Hostelería / L.A.

Cocineros con Síndrome de Down se titulan en la Escuela de Hostelería

La Escuela Superior de Hostelería de Sevilla celebró ayer la ceremonia de graduación de su primera promoción de Ayudantes de Cocina con Síndrome de Down

Por  9:00 h.

«El cariño es un valor humano que se está perdiendo pero ustedes nos habéis recibido cada mañana con dos besos y una sonrisa». Emocionado, comenzó Javier García este martes la ceremonia de entrega del título de ayudante de cocina a los 11 alumnos con Síndrome de Down que han participando en el curso de la Escuela Superior de Hostelería de Sevilla. «Es un día muy importante porque habéis conseguido poco a poco evolucionar no solo como profesionales sino también como personas», continuaba el nutricionista, coordinador de la actividad formativa y profesor de la Escuela. La ilusión de los participantes también era evidente en el acto celebrado en la nueva sede de la Escuela en el Pabellón de la Navegación, así como se apreciaba la estima que han generado hacia sus profesores, Fermín López, José Ángel Cabellán y Ruperto Illanes.

La formación, desarrollada de enero a octubre en 800 horas teóricas y prácticas, continuará en los próximos días con prácticas laborales en diferentes empresas de hostelería y restauración de la provincia de Sevilla. Carlos López, de 22 años, espera realizarlas en la Taberna del Alabardero, unas prácticas que serían su primera incursión laboral. «Nos han enseñado a cortar bien, servir la comida… hemos hecho hasta sushi, tortilla de patata o pizza». Su ilusión sería terminar trabajando de jefe de sala. A su vez, María Ángeles, de 32 años, destaca lo bien que han estado con sus profesores y la buena relación con los compañeros, «estoy muy contenta», indicaba poco antes de recoger el diploma.

Carlos y María Ángeles ha recogido su título de Ayudante de Cocina / L.A.

Carlos y María Ángeles ha recogido su título de Ayudante de Cocina / L.A.

Esta iniciativa les abre a los participantes un nuevo sector donde lograr la inclusión laboral, tras formarse en gastronomía, cocina y pastelería. «Tenéis la oportunidad de acoger una nueva vocación, esta es una oportunidad enorme», indicó a los presentes Rafael Peral, de la Asociación Sevillana Síndrome de Down de Sevilla y provincia (Asedown). El curso se ha ejecutado en el marco de los programas operativos de Inclusión y Economía Social y de Empleo Juvenil de la Escuela de Hostelería, cofinanciados por el Fondo Social Europeo y la Fundación ONCE, a través de su Programa Inserta, con la colaboración de Asedown.

Pedro Oliver, director de la Escuela Superior de Hostelería, destacó el «comportamiento ejemplar» de los alumnos en un curso «intenso y profesional». Además, Oliver añadió que «esta iniciativa se enmarca a la perfección en el ideario fundacional de D. Luis de Lezama –sacerdote creador del Grupo Lezama del que forma parte la Escuela-, con un elevado componente social y de valores humanos, junto a la excelencia en el servicio a los demás».

Los alumnos obsequiaron a los profesores con un regalo / L.A.

Los alumnos obsequiaron a los profesores con un regalo / L.A.

La ilusión de los alumnos se traspasó a los padres, atentos para captar con sus cámaras el momento de la recogida del título. Lola Fernández, madre de una de las alumnas, Cristina, destacó a sevillasolidaria.es la pasión que su hija pone en todo lo que hace. Pepe Caro, el padre y uno de los fundadores de Asedown, asegura que Cristina puede conseguir un trabajo, lo único que hace falta es que «las empresas apuesten por ellos».