JJ2_1170 copia.jpg

Paco Herrera. Director de Proyecto Hombre Sevilla

«Se ha desdramatizado el peligro de la droga y eso no es bueno»

Lleva un cuarto de siglo al frente de esta asociación que ayuda a personas con adicciones y las hace fuertes ante las tentaciones

Por  7:00 h.

En el cuarto de siglo que lleva Proyecto Hombre en Sevilla su fundador ha sido testigo de numerosos cambios, desde la tipología de droga hasta el perfil del consumidor, pasando por las variedades de adicción (no sólo sustancias, también hábitos) y la percepción social del problema.

—¿Cómo fueron los comienzos de Proyecto Hombre?

—La idea nació en países como Estados Unidos o Italia y, debido al boom del consumo de heroína, un grupo de voluntarios fuimos a Italia a aprender cómo funcionaba. El primer día que empezamos aquí recibimos a 22 personas, con lo que vimos que el proyecto necesitaba dedicación plena.

—¿Qué es lo que más ha cambiado desde entonces?

—Hace 25 años era la heroína la droga más consumida y creaba de forma inmediata marginados que se convertían en yonkis en dos semanas. Nuestra función era recogerles de la calle y darles una oportunidad. Hoy ha variado tanto el tipo de sustancia como el perfil de consumidor y la percepción de la sociedad. La cocaína no está tan mal vista como la heroína y hay gente que la consume y mantiene su trabajo y su imagen.

—¿Qué tipo de programas ofrecen?

—Hay una primera fase de programa diurno en nuestro centro de Triana, que se completa luego con una comunidad terapéutica, ya sea abierta o cerrada, y se termina con otro programa de inserción. Para los que no tienen hogar disponemos de tres espacios para alojarles. En Dos Hermanas tenemos un centro para menores que delinquen por la droga y en Alcalá uno más reciente donde hacemos las terapias y donde queremos crear una unidad de apoyo a la mujer adicta con hijos. Ellas son mucho más vulnerables que los hombres y lo tienen más difícil.

—¿Cómo se financian?

—Nuestro patronato está integrado desde el origen de Proyecto Hombre por Abengoa, Sevillana Endesa y Cruzcampo. También los usuarios que pueden aportan algo y de subvenciones.

—¿Cómo consiguen desintoxicar a las personas que tratan?

—Desintoxicar no es el problema, ya que se hace en poco tiempo con ayuda de fármacos. Lo complejo es deshabituar.

—¿Es difícil lograr las recaídas?

—Trabajamos con tres elementos clave para lograrlo: la comunicación (la sociedad actual impulsa la soledad); evitar la hiperprotección e inculcar un mundo de valores. Se aprende a apreciar a la familia, los amigos y aumentar la autoestima.

—¿Queda estigma social para los que se rehabilitan?

—No, salvo determinadas percepciones. La droga ya no está tan satanizada como antes. Hemos dicho tantas veces que de la droga se sale que se ha desdramatizado y eso no es bueno porque repercute en los presupuestos que se dedican a este ámbito, que ahora han disminuido. Antes había incluso un Secretario General de Drogodependencia y ahora no. Hay padres que dicen: «Mi hijo nada más que fuma porros», y eso es gravísimo.

Proyecto Hombre

Año de fundación: 1985.
Personas en programa: 400. Personas a las que ha ayudado desde su inicio: 16.000.
Voluntarios: 120.

Casas de acogida: 3 (Palmete, Pino Montano y Patrocinio). Centros especiales: 2 (Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra).

Teléfono: 902 88 55 55.

proyectohombresevilla.com

Otros eventos que te pueden interesar