Antonio Sánchez, presidente del Centro Cultural de Personas Sordas «Torre del Oro»
Antonio Sánchez, presidente del Centro Cultural de Personas Sordas «Torre del Oro» / L. Álvarez

Entrevista a Antonio Sánchez

«Muchas veces suena el teléfono y nadie lo puede coger»

El presidente del Centro Cultural de Personas Sordas «Torre del Oro» cuenta la situación en la que viven por la falta de intérpretes

Por  10:48 h.

La situación en el Centro Cultural de Personas Sordas «Torre del Oro» no es la más propicia para sus socios. Ahora mismo para poder comunicarse solo cuentan con Elena, una intérprete de prácticas del IES Majuelo de Gines. Pero ella no puede estar todo el día. Cuando suena el teléfono o cuando tienen que acudir a realizar alguna gestión están desamparados. Antonio Sánchez lleva 28 años colaborando en la asociación, hace dos años que es su presidente, y pide ayuda a las instituciones para contratar a un asistente social e intérpretes que les ayuden a comunicarse.

¿Qué grado de sordera tiene usted y desde cuándo?

Perdí la audición a los 4 años por una varicela. Tengo un 35% de grado de discapacidad sensorial, hablo normal y entiendo la comunicación oral de las personas.

¿Qué facilidades han llegado a las personas sordas desde su niñez hasta ahora?

Yo fui a un colegio de niños oyentes y me comunicaba como podía. Hoy las personas sordas tenemos ciertos adelantos para poder comunicarnos con mayor facilidad como las vídeo-conferencias o el correo electrónico.

¿Cómo empieza a ayudar otras personas en la misma situación?

Mi experiencia al principio es con el deporte. Soy fundador de la Federación Andaluza de Deportes para Sordos y llevo quince años como presidente del Club de Deportes para Sordos «Torre del Oro». Con el Centro Cultural guardo relación como socio desde que empezó en el 85 y como presidente llevo dos años.

¿Qué ayuda ofrece el Centro Cultural de Personas Sordas «Torre del Oro»?

Nuestra asociación lleva ya 28 años de trabajo por la comunidad sorda y luchando para eliminar las barreras de comunicación. A cada socio que acuda a nosotros le ayudaremos en lo que necesite. Desde asesorarlos respecto a las dudas que tengan para acceder a un empleo a ofrecer a nuestros asociados descuentos para material que necesiten, como los audífonos. Para los más necesitados procuramos alimentos a través de la Cruz Roja.

¿De cuántos socios disponéis?

La asociación dispone de 60 socios aproximadamente y los que componemos la junta trabajamos de forma voluntaria. Nos ayudan también intérpretes de lengua de signos de prácticas que acuden a través del IES Majuelo de Gines, IES Sur y IES Murillo, de gran relación con «Torre del Oro»

Habláis de un grave problema de comunicación en la Asociación ¿qué dificultades tenéis?

El gran problema que tenemos es la falta de intérpretes y de asistencia social. Tenemos una intérprete de prácticas pero viene solamente un intérprete cada dos meses, y a veces ninguno, así que la mayoría del tiempo no hay nadie de esas características con nosotros. Muchas veces suenan el teléfono y nadie lo puede coger. O nadie nos ayuda para gestiones ordinarias como ir al médico.

¿Qué le pedís a las administraciones públicas?

Queremos que nos ayuden a contratar intérpretes y asistencia social, y también a disponer de un local propio. Disponemos de un local en el Centro Cívico San Julián cedido por el Ayuntamiento, lo cual es un problema porque tenemos que cumplir los horarios de este centro cívico. Por esta cuestión tenemos una gran mayoría de socios que no pueden venir a ayudar porque están trabajando en ese horario.

¿La crisis ha afectado a los logros que ya se habían conseguido en cuanto a la presencia de intérpretes?

Sí, antes con las subvenciones podíamos contar con tres o cuatro intérpretes que nos ayudaran, ahora eso es imposible. La ley de lengua de signos aprobada por el Parlamento en 2011 procuraba el derecho a contar para la asociación de un presupuesto específico, pero hasta hoy no se ha cumplido.

Otros eventos que te pueden interesar