SARQUAVITAE_003.JPG

Javier Jiménez. Director Fundación SARquavitae

«Luchamos por la constante puesta en valor de los mayores»

Entre sus proyectos se encuentran cumplir los sueños de personas de la tercera edad, hacerles sentir útiles y transmitir su sabiduría a los jóvenes

Por  7:00 h.

Dirige una fundación preocupada por el bienestar de las personas mayores, «la ventana social», como él la llama, de una empresa de residencias para la tercera edad, ayuda domiciliaria y teleasistencia llamada SARquavitae. Aunque tiene sede en Barcelona, Andalucía es uno de los puntales de esta compañía y en Sevilla tiene los apartamentos tutelados Adorea, además de un centro donde forman y ayudan a las familias y allegados de personas mayores. Javier Jiménez resume en esta estrevista cuáles son sus proyectos presentes y futuros, puesto que trabaja con un colectivo que aún «tiene mucho que aportar a la sociedad».

—¿Qué labores desempeña la Fundación desde Sevilla?

—Contamos con una escuela de salud y bienestar cuyo objetivo es ayudar a toda la comunidad, tanto personas mayores como sus familiares. Allí tratamos desde hábitos saludables hasta cuestiones jurídicas, además de otros asuntos como el uso de nuevas tecnologías por parte de las personas mayores.

—También se encargan de «llevar vida» a las residencias con un completo programa de acciones…

—Es importante que las personas mayores se sientan útiles, por lo que tenemos varios programas para que estén activas mentalmente. Ahora tenemos un proyecto con la Escuela de español en Brasil para que los mayores hablen por Skype con alumnos brasileños que están aprendiendo castellano. Eso les hace sentir útiles por poder transmitir su entusiasmo.

—A veces olvidamos que los mayores siguen teniendo sueños por cumplir, ¿no cree?

—Nosotros hemos desarrollado una iniciativa titulada «Soñar para vivir», en la que hacemos posible que cumplan sus deseos. Regalamos sueños porque así les regalamos vida. A una señora de Cádiz que vive sola le conseguimos una actuación de una comparsa que tocaba en su juventud, por ejemplo. Para este año tenemos otro programa que se llama «Perlas de sabiduría», con el que queremos recoger una enseñanza que hayamos aprendido de nuestros mayores y materializarlo en un vídeo. El objetivo es que se conserve lo que nos han enseñado y seguir luchando por la constante puesta en valor de los mayores.

—¿Es la tercera edad la gran olvidada de la sociedad?

—Hay cierta tendencia de la sociedad a olvidarse de ellos, no en cuestión de asistencia médica, pero sí de sus sentimientos y emociones. No debemos olvidar que somos lo que hemos heredado de los mayores.

—¿Es la soledad su mayor enemigo?

—Sí. Los mayores no escogen estar solos. A veces hablar con ellos tiene más valor que cualquier tratamiento médico. Es una forma de alargarles la vida.

—Han editado una guía para no perder el sentido de la vida.

—Esa guía está enfocada a las personas que se jubilan porque hay algunas que no saben qué hacer entonces con sus vidas. También a las que se quedan viudas y cogen una depresión. Les enseñamos que a veces dándose a los demás consiguen darle sentido de nuevo a su vida.

Otros eventos que te pueden interesar