Miriam Reyes con el cuento El Oledor Explorador
Miriam Reyes con el cuento El Oledor Explorador

Premios Inocente 2014

Miriam Reyes: «Estamos compitiendo con los grandes»

La fundadora de la asociación Aprendices Visuales pide votos junto a la cantautora Rosana para seguir creando cuentos adaptados para niños con autismo

Por  1:21 h.

El apoyo a través de las redes sociales y los «Me gusta» en ocasiones significan mucho más que un empujón moral para una ONG. Conseguir el Premio Inocente 2014 con los máximos votos se traduce para la Aprendices Visuales en poder crear nuevos cuentos para que niños con autismo desarrollen su máximo potencial de una forma atractiva y puedan obtenerlos de manera gratuita, gracias a los 10.000 € del premio.

La cantautora Rosana anima a través de un vídeo a apoyar esta iniciativa, que termina el recuento de votos este viernes. Ella ha sido la madrina del primer cuento «El Oledor Explorador», con más de 40.000 descargas de la aplicación en iPad. «Queremos seguir soñando», pide Miriam Reyes, fundadora de Aprendices Visuales. Esta gaditana formada en arquitectura en la Universidad de Sevilla nos cuenta cómo surgió este movimiento que lucha por la adaptación de los niños con autismo y la sensibilización en la sociedad sobre este trastorno.

Vais de los primeros en los Premios Inocente

Sí, llevamos más de 10.000 votos. Tenemos por delante a los creadores del cortometraje de Cuerdas, ganadores del Goya de este año. Hay 15 proyectos en los Premios Inocente y nosotros dos somos los que estamos compitiendo por el primer puesto.

¿Cómo conseguisteis el apoyo de Rosana?

Empezamos a colaborar con ella hace un año y pico cuando conoció el proyecto. Le gustó mucho nuestra iniciativa y aceptó ser la madrina de nuestro primer cuento, «El Oledor Explorador», y desde ahí nos ha ido ayudando en lo que podía, sobre todo sensibilizando a sus fan para que todo el mundo conozca el autismo y se eliminen todos los mitos que hay sobre él.

Ese apoyo que estáis teniendo por Internet para los Premios los has vivido desde el primer cuento que hiciste antes de crear Aprendices Visuales

Sí. Todo empezó porque tengo un primo pequeño que tiene autismo, creé para él «El Calzoncillo de José» y lo colgué en Internet. Simplemente porque había estado buscando material para él y no encontraba mucho, así que lo compartí por si a alguien le servía. Y la verdad es que tuvo mucho impacto, muy buena acogida. Aquello fue hace unos 5 años y no había casi nada de material adaptado a pictogramas y sí mucha demanda por parte de las familias y los profesionales. Esa reacción de la gente me hizo darme cuenta de que no era yo la única que estaba en la búsqueda de ese material. Fue lo que me hizo empezar el proyecto de Aprendices Visuales. Desde siempre hemos tenido un gran apoyo de la gente. Lo vemos en los concursos, fíjate en este, estamos compitiendo con los grandes.

Un proyecto que tuvo que ser inesperado para ti porque no pertenecías a este campo, eres arquitecta.

Yo estaba terminando la carrera cuando hice el cuento para mi primo. Y fueron los profesionales de las asociaciones los que me dijeron que aprendían visualmente con los pictogramas. Claro, lo del pensamiento visual sí que lo damos en arquitectura, cómo materializar esos conceptos en imágenes. Lo que busqué fue el apoyo de las asociaciones que sí eran expertos en autismo para conseguir sacar un cuento que sirviera para el mayor número de niños posible.

¿Qué asociaciones estuvieron ayudándote?

Las primeras fueron Autismo Cádiz, Autismo Sevilla y Asiquipu Barbate. Poco a poco ha ido creciendo la lista, ahora tenemos contacto con todas las asociaciones de autismo en España. De todas formas, aunque nosotros diseñamos específicamente para autismo, funciona para todo tipo de niños, incluso para los que no tienen ninguna dificultad pero están aprendiendo a leer.

A raíz de ese primer cuento creaste Aprendices Visuales, ¿cuál es la principal labor de vuestra asociación?

Lo que hacemos es trabajar por que cada niño y niña tenga a su alcance las herramientas para el máximo desarrollo de su potencial. Tenemos dos colecciones de cuentos, la colección Disfruta y la colección Aprende. La primera es para cuentos como «El Oledor Explorador», de entretenimiento pero siempre con los pictogramas, y la de Aprende es para niños más pequeñitos que tienen más dificultad de aprendizaje y en la que incluimos cosas muy básicas como lavarse las manos o vestirse.

Pero hay más detrás de los cuentos

Sí, desde el principio vimos que había que sensibilizar a la sociedad que no sabía absolutamente nada de autismo. Por ello empezamos varias líneas. En nuestra web tenemos entrevistas a familias y profesionales, o hacemos sensibilización a través del arte con exposiciones que integran chicos con autismo con artistas, para que los que vayan a la exposición a ver arte no le ponga la etiqueta.

Me dices que los cuentos son gratuitos, ¿cómo se pueden adquirir?

Entrando en la web aprendicesvisuales.com están todos de forma digital y ahora mismo estamos sacando para «El Oledor Explorador »aplicaciones para iPod y Android, y para jugar en el ordenador también. Los de la colección Aprende tenemos ahora mismo cinco, que nos ha ayudado la Fundación Orange, y están para Ipad y Ipod pero estamos buscando la financiación para Android.

Viendo la carrera que lleváis seguro tendréis más proyectos entre manos

(Risas)Por ahora queremos cerrar lo que tenemos. La previsión es terminar las dos colecciones de cuentos. Los de Aprende son quince y los de Disfruta son seis. Y queremos que estén en la web de forma gratuita, queremos conseguir financiación para imprimirlos y que las asociaciones en España también lo tengan de forma gratuita, y en aplicación interactiva para que sean los propios niños los que puedan interactuar y jugar con el cuento.

¿Te esperabas la envergadura que ha conseguido el proyecto? Ya cosecháis numerosos premios a nivel nacional

Esto empezó como un sueño, como algo que hacía entre asignatura y asignatura de arquitectura. Yo sabía que era algo necesario y sabía que de una forma u otra quería sacar el proyecto. Pero la verdad es que ha tenido muy muy buena acogida y lo volvemos a ver con los Premios Inocente. Es más, el lunes nos enviaron unas fotos de unas madres de una Asociación de Padres de Córdoba que se pusieron unas peinetas con el lema «Apoyamos a Aprendices Visuales» con papelitos por la calle para que nos votaran. Es que además del Me gusta hay gente que se implica aún más.