Jóvenes Solidarios

Jóvenes Solidarios

Deportistas sevillanos con parálisis cerebral buscan ser campeones de España

Usuarios de la Asociación Aspace Sevilla practican boccia todos los miércoles con la ayuda de los voluntarios

Por  8:00 h.

Todos los miércoles hay entrenamiento del equipo de boccia en el patio de la Asociación Sevillana de Parálisis Cerebral (Aspace), un deporte poco conocido e ideado concretamente para personas con parálisis cerebral. Son tres los jugadores de la entidad que participan en competición oficial, Rosana, Milagros y Ernesto, – además de un compañero que se les suma de Aspace Córdoba, Manuel-. Y la dedicación está consiguiendo recompensas. El año pasado quedaron terceros a nivel nacional y este junio se presentan para superarse.

Alberto Soto es el técnico del equipo. «Cuando se coló la bola con el partido ya a punto de acabar, empezaron los propios deportistas a llorar», recuerda Alberto cuando lograron el tercer puesto. «Cuando pitó el final, los árbitros nos dieron la enhorabuena porque éramos unos recién llegados. Fue muy bonito». Este joven de 22 años acude como voluntario al programa de ocio y deporte de Aspace. Llegó hace cuatro años junto a unos compañeros de Ciencias del Deporte y ahora no se plantea dejarlo. Los jugadores están motivados y sería fallarles. «Además, ya somos como familia, son tus amigos, son como medio hermanos», asegura.

Alberto Soto, entranador del equipo de boccia en competición / R.S.

Alberto Soto, entranador del equipo de boccia en competición / R.S.

La relación se estrecha porque el deporte así lo consigue, pero también porque Alberto no es solo su entrenador, es también su auxiliar. Se ofrece en los viajes para todo lo que ellos no pueden realizar por sí solos. Y eso une. Pero necesitan más voluntarios, esta figura es fundamental en este caso. Sin ellos, no pueden viajar, no pueden competir. Tampoco podrían participar el resto de usuarios que juegan en el patio para entretenerse, sin pensar en competición.

«Al fin y al cabo, el deporte es otro medio de inclusión», indica Juana Naranjo, coordinadora de ocio y deporte de Aspace. Ella, también joven, comenzó en la entidad como voluntaria y sabe bien lo que significa. El voluntario es fundamental no solo para practicar deporte, también para actividades de ocio. «Sobre todo para los viajes nos quedamos cortos», revela. El ocio supone un respiro para las familias y una experiencia para ellos que de otra manera, quizás, no podrían vivir.

Juana Naranjo, coordinadora de ocio y deporte de Aspace, junto a la directora gerente, Manuela García / R.S.

Juana Naranjo, coordinadora de ocio y deporte de Aspace, junto a la directora gerente, Manuela García / R.S.

Tanto en ocio como en deporte el voluntario debe prestar una labor asistencial. «Como darle agua con una cañita, darles de comer, triturarles o cortarles la comida, acompañarles al baño… todo lo que ellos no pueden hacer», explica Juana. «Y, luego, está el valor emocional, se crea una relación íntima, ya no eres el voluntario, eres el amigo que le acompaña», asegura.

«Hacemos muchas cosas gracias a ellos», indica Cristina, de 25 años y usuaria de Aspace. Ella pertenece al grupo que juega al boccia en el patio por entretenimiento. A lo largo del año, además, participa en las actividades de ocio. «Nos ofrecen su apoyo, nos ayudan y cuando vamos de vacaciones se quedan a dormir con nosotros», explica. Ella recuerda salidas especiales como cuando fueron a Canarias o Almuñecar. Aunque se queda especialmente con la salida al Festival de la Marmota, un ciclo de conciertos que se lleva a cabo en el Monasterio de la Cartuja.

Cristina, usuaria de Aspace, practica boccia por entretenimiento

Cristina, usuaria de Aspace, practica boccia por entretenimiento

Grupo de aficionados al boccia y voluntarios / R.S

Grupo de aficionados al boccia y voluntarios / R.S

La asociación Aspace atiende en la actualidad a 300 usuarios y este 2018 está de enhorabuena porque cumple 40 años luchando por mejorar las condiciones de vida de menores y adultos con parálisis cerebral. Su último reto es abrir la residencia de adultos que tienen equipada desde hace años y que la Junta de Andalucía finalmente concertará. Aunque de momento solo serán unas pocas plazas, todo apunta a que el centro abrirá después del verano, según apunta Manuela García, directora gerente de Aspace Sevilla.

«A lo largo de todo el año estamos haciendo una serie de actividades para conmemorar que llevamos 40 años implantados en la ciudad», explica Manuela. De momento se trata de una exposición fotográfica itinerante desarrollada a través de un programa con el Ayuntamiento de Sevilla denominado «Maneras de Vivir». En mayo se puede visitar en el Club Zaudín Golf y en junio se trasladará al Círculo Mercantil. Además, la asociación está desarrollando una serie de entrevistas por parte de sus usuarios a personajes relevantes, como Gordillo, Los del Río o José Manuel Soto. «Y para después del verano, haremos una verbena aquí coincidiendo con la apertura de la residencia de mayores», indica Manuela.

Manuel García / R.S.

Manuel García / R.S.

La directora hace también hincapié en la importancia del voluntariado, «no tenemos suficientes, a todo aquel que se anime les abrimos las puertas del corazón». Alberto, desde luego, no se arrepiente. Y en el patio siguen jugando, entre risas, mitad voluntarios mitad personas con parálisis cerebral, que solo quieren tener un rato para ellas y disfrutar de la vida como cualquier otra.