Juan Pedro Álvarez, presidente del Banco de Alimentos de Sevilla

Juan Pedro Álvarez. Presidente Banco Alimentos Sevilla

«Convertimos cada euro que recibimos en casi 100 de alimentos»

Nunca han dejado sin comida a ningún centro de los que abastecen, una tarea que requiere dedicación y saber despertar el lado bueno de la sociedad

Por  8:09 h.

Juan Pedro Álvarez preside desde 2011 el Banco de Alimentos de Sevilla, una institución que no tiene más remedio que ser eficiente. Gestionar el volumen de comida que reciben y distribuirlo equitativamente no es fácil, pero ellos lo consiguen a diario y cada año superan las cifras del anterior.

—¿Cómo va la recogida de alimentos en lo que llevamos de año?

—No podemos quejarnos, porque en este primer trimestre hemos recibido más alimentos que en el mismo periodo del año anterior y en total llevamos un incremento del 38%.

—¿Han sido años solidarios los que hemos pasado con la crisis económica?

—A medida que iba aumentando la crisis, aumentaba la solidaridad. Yo siempre digo que la solidaridad la llevamos todos grabada en el adn, aunque en muchos casos está como dormida, pero cuando se despierta lo hace con mucha fuerza. Quizás sea lo más positivo que se derive de la crisis,

—Tienen una larga lista de donantes, ¿de qué forma suelen ayudarles?

—La forma más habitual de ayudarnos es la entrega de alimentos por parte de cadenas de alimentación, empresas de distribución, instituciones… Con frecuencia se organizan eventos para cubrir nuestros gastos corrientes y que nos permiten comprar alimentos.

—¿Suelen tener donaciones particulares de alimentos o cuotas de socios?

—Las cuotas de socios nos cubren solo el 25% de nuestros gastos anuales. También recibimos donaciones particulares de alimentos, pero no supone una aportación muy significativa.

—Subvenciones como la de medio millón de euros del Ayuntamiento no serán frecuentes, por desgracia.

—Por supuesto que no, llevamos 2 años recibiendo esa ayuda del Ayuntamiento de Sevilla, que ha sido tremendamente sensible a la situación de vulnerabilidad que tantas personas están padeciendo.

—¿Como deciden a qué centros asistenciales les reparten?

—En primer lugar los centros tienen que presentarnos una documentación, y luego mandamos a dos voluntarios para que hagan un informe. Finalmente, la Comisión de Administración de Centros del Banco se reúne y toma la decisión. Son muy pocos los centros que no se admiten.

—¿Se han quedado alguna vez sin reservas de alimentos?

—Nunca nos hemos quedado sin alimentos para repartir, alguna vez hemos tenido el almacén casi vacío, pero siempre ha ocurrido algo que lo resuelve, supongo que será la Providencia.

—¿Es difícil gestionar tal cantidad de alimentos, donantes y beneficiarios?

—No es fácill, y para hacerlo funcionamos como una empresa, con sus departamentos y responsables al frente, con la única diferencia de que casi todos son voluntarios. Eso nos permite ser tan eficientes que cada euro que recibimos lo convertimos en casi 100 euros en valor de alimentos.

—Se cumplen 20 años del Banco de Alimentos de Sevilla, ¿como ha cambiado la institución en este tiempo?

—No ha cambiado nada en cuanto a misión, fines y objetivos, pero sí hemos crecido mucho y nos hemos profesionalizado. Somos una institución de puertas abiertas, de una transparencia absoluta que hemos avanzado en confianza y en prestigio ante la sociedad.

—¿Cuál ha sido el año de mejores cifras hasta ahora?

—Sin duda ninguna 2014, cuando repartimos 6.600.000 kilos de alimentos, un 37,4% más que el año anterior.

Otros eventos que te pueden interesar