Mujeres haitianas usan una cocina solar / CESAL
Mujeres haitianas usan una cocina solar / CESAL

Cocinar con el sol, un recurso ecológico y sostenible

La ONG de cooperación internacional CESAL enseña a los sevillanos cómo funciona una cocina solar y la importancia de la sostenibilidad concretamente en Haití, uno de los países donde trabajan activamente. La cita es este sábado en la Alameda de Hércules.

Por  8:00 h.

Utilizar el sol para cocinar. Es una de las apuestas de la ONG CESAL para evitar la sobreexplotación de la tierra y la desforestación en Haití, el país más pobre de Latinoamérica. La sede en Andalucía de esta ONG de cooperación internacional trae este sábado 31 de octubre a la Alameda de Hércules la cocina solar para explicar su funcionamiento a los sevillanos y contar cuál es la situación actual del país caribeño y el trabajo que realiza esta entidad allí. José Fernández Crespo es coordinador de educación para el desarrollo de CESAL y promotor de este proyecto de sensibilización que recorrerá Andalucía con la colaboración de la Junta y que arranca en Sevilla este fin de semana.

¿Cómo funciona la cocina solar?
Una cocina solar es una parabólica con un punto donde se concentran los rayos de sol. Este centro proyecta los rayos directamente hacia la zona de cocinar, donde está la cacerola o el utensilio que utilicemos.

¿Y qué se puede cocinar en ella?
Cualquier comida. El cocinero José Andrés, que ha conocido en Haití los proyectos de CESAL, comenta que es fácil hacer una paella para 20 personas en una cocina solar. El sábado puede que hagan un cuscús haitiano.

¿Cuáles son los beneficios?
En la zona en la que trabajamos de Haití, utilizar otra fuente de energía evita la desforestación, ya que la madera es el primer recurso del haitiano. Al igual que también utilizamos cocinas de carbón mejoradas, para reducir el uso del carbón vegetal. Tenemos con la cocina solar un recurso ecológico y sostenible. Hablamos además de un ahorro en energía. En España, por ejemplo, cocinar un plato te puede costar diez veces menos que en Haití.

¿Se podría utilizar también en España?
Sí, y se utiliza. Sobre todo en la zona de Murcia o Almería con mucho sol. Aunque todavía a un nivel muy reducido. La energía solar para cocinar no sustituye a ninguna otra energía, pero sí apoya la reducción del coste energético y medioambiental.

¿Cómo utilizáis la incorporación de la cocina solar para ayudar en Haití?
Creemos que la educación es fundamental, tanto la convencional de las escuelas como la nutritiva. Por eso, en más de 30 colegios creamos cantinas para que las madres puedan cocinar, también huertos escolares y gallineros. Y es en esas cantinas donde incorporamos la cocina solar. La idea es siempre aportarles todas las herramientas para que cuando nos vayamos sepan gestionarlas con productividad.

¿Cómo es la situación de la población donde trabaja CESAL antes y después del terrible terremoto de 2010?
CESAL está desde 2007 en zonas rurales de Haití. Sólo algunas ONG españolas estábamos presentes en el país antes del terremoto de 2010. Nosotros ayudamos en Fonds Verrettes, cerca de la frontera con República Dominicana, con una población de aproximadamente 50.000 personas agrupadas en núcleos pequeños pero con un único punto de agua natural. Allí la riqueza del suelo es pobre, por lo que el objetivo principal de la ONG era conseguir que los nutrientes no se fueran con la lluvia, además de mejorar la producción, crear cooperativas o cisternas que recogieran el agua.

¿Y qué pasó tras el terremoto?
La zona que te digo no vivió con tanta fuerza los temblores, pero sí le afectó mucho económicamente. Más de 1.000 ONG del mundo acudieron a Puerto Príncipe por este hecho, pero nosotros teníamos la suerte de conocer ya el lugar. Desde entonces nos centramos en la nutrición, educación y sostenibilidad medioambiental.

¿Fue a partir de entonces cuando surgió la idea de las cocinas solares?
Sí. Fue a través del popular cocinero José Andrés, quien entró en el país tras el terremoto y distribuyó la alternativa de estas cocinas para combatir el hambre y la pobreza. Como una ayuda, no como un recurso propio.

¿Y podremos ver cómo funcionan este sábado?
Esa es la idea. Un grupo de voluntarios estarán en la Alameda de Hércules a partir de las 12.00 con tres o cuatro cocinas solares, un horno solar y todos los utensilios que utilizan. Manolo Vilches, experto internacional en el diseño y promoción de cocinas solares, explicará su funcionamiento y, por supuesto, se cocinará. Además también habrá juguetes solares para que los disfruten los más pequeños.

Otros eventos que te pueden interesar