Imagen del director durante el rodaje de «El Desorden de los Sentidos»
Imagen del director durante el rodaje de «El Desorden de los Sentidos»

«El Desorden de los Sentidos»

Alejandro G. Salgado: «Antonio tiene un lazo en la mirada; Gerardo es risa natural, salvaje»

Por  14:48 h.

Cineasta apasionado por los temas sociales que pasan desapercibidos para la mayoría. El sevillano Alejandro González Salgado, vecino de Los Palacios, es un director de cine que mima el proceso de creación en todas sus fases y compone estrategias de narración diferentes. Por ello, a pesar de su juventud, su trayectoria ya ha sido laureada en numerosas ocasiones, con galardones como el Premio INJUVE, Premio al mejor Cortometraje documental en el festival Málaga Cinema, entre otros. Su saber hacer queda patente en proyectos como «Entre Pañuelos y Sueños» o «La Voz Dormida», de Benito Zambrano, donde trabajó en la dirección. Miembro de La Maleta Proyectos Culturales, la última aventura audiovisual en la que se ha embarcado es «El Desorden de los Sentidos», una película documental que narra la historia de la relación de Antonio, que sufre parálisis cerebral, y Gerardo, sordo y ciego, mientras realizan el Camino de Santiago.

¿Qué es «El Desorden de los Sentidos»?

Es una historia llena de luces y sombras, donde los verdaderos protagonistas no son personas, sino la relación existente entre ellas.

Cuando llega a tus oídos el proyecto «Discamino de Santiago 2012», de Javier Luque ¿Qué le atrajo de esta iniciativa y qué le hizo querer contar esta historia a través de un documental?

En un principio, tanto a mis compañeros de La Maleta como a mí nos parecía una historia extraordinaria de superación, para la cual debíamos esforzarnos mucho por encontrar una fórmula de narración adecuada. En el momento en el que fuimos conscientes de que existía otra pareja que los iba a acompañar (Gerardo y Javier Pitillas) todo empezó a tomar forma. El gran problema inicial consistía en ser capaces de transmitir una historia muy dura y llena de matices, sin salirnos de la delgada línea de la realidad que se presentaba ante nosotros.

¿Cómo describirías a Antonio y a Gerardo?

Antonio tiene un lazo en la mirada y Gerardo es risa natural, salvaje.

¿Cómo fue trabajar con ellos?

Un regalo.

¿Y con Javier Luque y Javier Pitillas, que los acompañaron a lo largo del viaje?

Trabajar con ellos fue genial, ya que entendieron desde el primer día nuestra forma de organizarnos y principalmente de captar su realidad. Independientemente de esa empatía tan difícil de lograr en cualquier trabajo, no desaprovecharon ni un instante para enriquecer el ambiente de rodaje con su forma de ser aun estando exhaustos después de su jornada de pedaleo. Ellos fueron la llave para poder entrar en la vida de Gerardo y Antonio, y la clave para llegar a entender su forma de relacionarse.

Tras todo el rodaje, ¿qué te ha dado que pensar la experiencia?

Esta experiencia me ha dado que pensar mil cosas, pero creo que principalmente me ha hecho dar un paso atrás para contemplar el mundo que me rodea, ajustar la balanza de mis prioridades e intentar pensar al menos un segundo antes de abrir la boca para opinar.

¿Te quedas con algún momento en concreto?

Si tengo que elegir un momento del rodaje me quedaría con la secuencia en la que Javier Luque asea a Antonio. Sin duda ese fue el momento en el que entramos verdaderamente en su vida, en su cotidianidad, en su historia. E igualmente ese fue el momento en el que nos dimos cuenta de lo que estábamos haciendo y de lo que ocurría a nuestro alrededor.

¿Qué aporta este documental a quien lo vea?

Aporta sinceridad y crudeza, pero sobre todo alegría y ganas de vivir.

Habéis seleccionado ciudades para los pre-estrenos como Vigo, Córdoba y Sevilla. ¿Por qué eligieron Sevilla?

En Córdoba y Vigo es muy lógico, ya que sus protagonistas viven allí. Sevilla es nuestra ciudad, donde trabajamos, donde nos movemos, vivimos y nos relacionamos, y donde intentamos sobrevivir haciendo lo que nos gusta. Simplemente necesitamos mostrar nuestro trabajo aquí.

Cine Mobile le ha dado por este proyecto el premio mejor cortometraje de no ficción, ¿Cómo se recibe?

Pues con los brazos abiertos y una sonrisa de oreja a oreja. Llevamos trabajando en este proyecto más de un año. Y en él han participado muchísimas personas. Un premio es el reconocimiento a un trabajo bien hecho, de ahí que este premio sea para cada uno de los profesionales que se han volcado en este trabajo.

¿Consideras necesarias iniciativas de este tipo con las que informar y concienciar?

Por supuesto. Como diría uno de los protagonistas de «El Desorden de los Sentidos», Javier Pitillas; queda «Tanto por hacer…» http://nuncaserabastante.blogspot.com.es/

Además de contar con la colaboración de empresas e instituciones, habéis llevado a cabo una campaña de crowfunding. ¿Qué resultado ha dado? ¿Te resulta interesante como medio de financiación?

Sinceramente la colaboración de empresas e instituciones ha sido bastante escasa en este proyecto, hasta el día de hoy la financiación de «El Desorden de los Sentidos» procede de la campaña de micromecenazgo y de la aportación propia de los recursos de La Maleta. Para nosotros el crowdfunding ha significado un reto pero también un gran esfuerzo. Es una manera interesante de financiar un proyecto pero hay que saber dimensionarlo en su justa medida y sopesar la rentabilidad de los esfuerzos.

¿Continuaréis tanto tú como director como la productora La Maleta vinculados a temas de corte social?

A mí personalmente siempre me han atraído las historias de invisibilidad social, y hasta ahora he basado la mayoría de mis proyectos en temas que se centran en eso. En La Maleta somos muy conscientes de la responsabilidad que implica crear un proyecto que se mueva en esa línea. Así que cada vez que comenzamos un nuevo proyecto, a la vez se convierte en un reto, y un ejercicio de sinceridad con nosotros mismos y con el mundo en el que nos movemos.

 

El pre-estreno de «El Desorden de los Sentidos» tendrá lugar en Sevilla el próximo miércoles 8 de mayo, a las 20:00. En concreto, la película documental se proyectará en la Sala Joaquín Turina, ubicada en el Centro Cultural Cajasol. El acceso a la sala se realizará mediante invitación, que puede recogerse hasta el mismo día del pre-estreno.